Base jurídica de la Libertad de Prensa en Nicaragua

En esta nueva entrada de #Legalfella queremos hablar un poco sobre la base legal sobre la que se sustenta la libertad de prensa en Nicaragua, a propósito de la entrega al Diario La Prensa del material de imprenta, luego de más de un año de ilegal retención por parte de las autoridades aduaneras.

Como seguramente todos habremos escuchado alguna vez, la libertad de prensa es la madre de todas las libertades. Ahora bien ¿De donde viene la libertad de prensa y cuál es su base jurídica en Nicaragua? Eso abordaremos en los siguientes párrafos.

Empezando-y como dijimos en nuestra primera entrada-la Constitución Política es la base de todo. De ésta brotan y se reconocen formalmente los derechos humanos. Siendo así, naturalmente encontramos en ésta los cimientos jurídicos de tal magno derecho, partiendo por el artículo 30, que reconoce a la libertad de expresión como tal, al aseverar que los nicaragüenses tienen derecho a expresar libremente su pensamiento en público o en privado, individual o colectivamente, en forma oral, escrita o por cualquier otro medio.

A continuación la propia Carta Magna aborda la libertad de prensa como tal en su artículo 66, cuando manifiesta que los nicaragüenses tienen derecho a la información veraz. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas, ya sea de manera oral, por escrito, gráficamente o por cualquier otro procedimiento de su elección. Este artículo es tan conocido dentro del gremio periodístico que inclusive le dio el nombre a un reconocido medio digital independiente.

Pero no basta solo con este artículo, sino que nuestra Constitución se encarga de reconocer que en Nicaragua no puede ni debe haber censura previa, a fin de salvaguardar tanto el derecho a la libertad de expresión en general y a la libertad de prensa en lo particular. De tal forma que el artículo 67 dispone que El derecho de informar es una responsabilidad social y se ejercer con estricto respeto a los principios establecidos en la Constitución. Este derecho no puede estar sujeto a censura, sino a responsabilidades ulteriores establecidas en la ley. Esta disposición se ve complementado por el párrafo quinto del artículo 68, al manifestar que los medios de comunicación públicos, corporativos y privados no podrán ser objeto de censura previa.

Lo anterior tiene dos implicancias. En primer lugar, que nada ni tiene la potestad para callar a la prensa de manera previa. Es decir, no pueden (o no deberían) venir a decirme que no publique o comunique una noticia. No obstante y como no todo derecho es absoluto, la segunda parte del articulado nos lleva a su otra implicancia, consistiendo en que si bien los medios de comunicación en principio pueden publicar los que quieran, deben estar claros que no se está ante una licencia para atentar contra la dignidad e integridad de las personas. Por ejemplo, si un medio publica de repente que yo soy un narcotraficante o un corrupto, como parte de mi defensa de la honra tendré derecho a querellarme por injurias y calumnias contra el medio o periodista que haga tal declaración sin evidencia que lo sustente. Esta segunda implicancia también la vemos complementada en el segundo párrafo del artículo 68 que dispone que los nicaragüenses tienen derecho de acceso a los medios de comunicación social y al ejercicio de aclaración cuando sean afectados en sus derechos y garantías. Por tanto, debemos estar claros que derecho a informar no equivale a derecho a calumniar. La frase del mítico Primer Ministro británico Winston Churchill creo que cae como anillo al dedo: “Somos maestros de las palabras no dichas, pero esclavos de las que dejamos escapar”.

Concluyendo el repaso constitucional, encontramos en el artículo 68 una provisión que estimula el desarrollo de la prensa nacional, al exonerarles del pago de tributos las importaciones de papel, maquinaria y equipo y refracciones para los medios de comunicación social escritos, radiales y televisivos. Asimismo, manifiesta el artículo que en ningún caso podrán decomisarse, como instrumento o cuerpo del delito, la imprenta o sus accesorios, ni cualquier medio o equipo destinado a la difusión del pensamiento.

Destacamos que es tan especial el derecho a la libertad de prensa que ni siquiera la declaratoria de Estado de Emergencia podría suspender temporalmente tal derecho, de conformidad a lo dispuesto por el artículo 186 de la Constitución, el cual contempla a tal libertad como uno de los derechos que no podrá ser suspendido.

Adicionalmente, el sistema jurídico nicaragüense también contempla algunas normas que están orientadas a estimular el ejercicio de la libertad de prensa. Particularmente la Ley Nº 621 (Ley de Acceso a la Información Pública), publicada en La Gaceta, Diario Oficial Nº 118 del 22 de junio del 2007. Esta norma surgió con el objeto de normar, garantizar  y promover el ejercicio del derecho de acceso a la información pública existente en los documentos, archivos y bases de datos de las entidades o instituciones públicas, las sociedades mixtas y las subvencionadas por el Estado, así como las entidades privadas que administren, manejen o reciban recursos públicos, beneficios fiscales u otros beneficios, concesiones o ventajas. Es decir, allá adonde haya un rastro de la Administración Pública, allá tendremos derecho a tocar las puertas (y que nos atiendan). Naturalmente exceptuando la información o documentación que por su naturaleza no esté destinada a ser pública. Se supone que cada institución gubernamental tiene-o debería tener-una Oficina de Acceso a la Información Pública que garantice la efectiva aplicación de esta norma.

De esta norma destacamos su artículo 46, el cual va referido a los medios de comunicación y dispone que se reconoce el derecho de los medios de comunicación colectivo, en general, a acceder a todos los datos e informaciones sobre la actuación, gestión y cumplimiento de las competencias públicas conferidas a los órganos y entes abarcados por esta ley, sin más restricciones que las previstas expresamente en ésta (la ley) y en los principios constitucionales referidos a la tutela de la persona y su dignidad. Para el ejercicio de este derecho recibirán una especial protección y apoyo por parte de las autoridades pública. El ejercicio de este derecho de acceso se realizará de manera responsable, proveyendo información de interés público a la colectividad de carácter completo, veraz, adecuadamente investigada y contrastada con las fuentes que sean convenientes y oportunas, de manera que se respeten no sólo el derecho a la información del ciudadano, sino también el derecho al debido proceso que debe regir en toda causa pública contra un funcionario público, así como también el respeto a la honra y al buen nombre de las personas probablemente implicadas en una investigación periodística.

Tal artículo en su parte final da las pautas para el contacto entre el periodista y sus fuentes, al señalar que Quien ejerza labores periodísticas no está obligado a revelar sus fuentes de información ni el origen de sus noticias, sin perjuicio de las responsabilidades en que incurra por sus informaciones. Bueno, cuando un periodista diga que no puede revelar la identidad de sus fuentes, ya saben de qué palo se amparan legalmente.

Como tal, esta Ley Nº 621 que repasamos brevemente es bien bonita y todo, pero como dice la expresión popular “del dicho al hecho hay mucho trecho”. Irónicamente esta norma tan bonita fue aprobada y publicada en la actual administración. Solo para que lo tengan presenten quienes incumplen o violan las disposiciones de esta norma, sepan que los artículos 47 y 48 de la misma abordan el tema de sanciones administrativas, sin perjuicio que el artículo 429 del Código Penal de Nicaragua dispone de penas de 3 a 5 años para aquellos que impidan mediante violencia o intimidación el ejercicio de la libertad de expresión, el derecho a informar y ser informado, entre otros, o los artículos 443 y 444 de tal código. Yo me la pensaría dos veces.

Podríamos decir que a grandes rasgos estas son las dos grandes normas jurídicas que abordan y promueven la libertad de prensa. Por supuesto que hay otros casos, como las telecomunicaciones en donde existe cierta discrecionalidad para operar puesto que para que habiliten a un medio le TELCOR tiene que dar una concesión de espectro radioeléctrico. O por ejemplo el tema de propiedad intelectual y robo de material. Pero esos son otros cien pesos para otro día. Igualmente, es de destacar que iniciativas como la Declaración de Chapultecec -dada en la Conferencia Hemisférica que a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) organizó en 1994- es un esfuerzo para promover los pasos o principios necesarios para que una prensa libre cumpla su papel esencial en la democracia. Irónicamente el actual mandatario de Nicaragua firmó tal declaración.

Por último, quiero concluir con una frase de un fallecido político estadounidense, cuya vida fue caracterizada por su terquedad y valor. El senador republicano John McCain. Respecto a la libertad de prensa, el senador aprovechó unas polémicas declaraciones del Presidente Donald Trump para compartir las siguientes palabras en el programa Meet the Press junto al periodista Chuck Todd: “Odio a la prensa. Te odio a ti especialmente (refiriéndose a Todd). Pero el hecho es que te necesitamos. Necesitamos de la libertad de prensa. Tenemos que tenerla. Es vital. Si quieres preservar, y estoy siendo serio ahora, si deseas preservar la democracia tal cual la conocemos tienes que tener una prensa libre y en muchas ocasiones adversarias. Y, sin ella, me temo que perderíamos muchas de nuestras libertades individuales con el paso del tiempo. Así es como comienzan los dictadores”.

Te ruego me dejes cualquier comentario que tengas a bien para poder mejorar, así como temas que te gustaría que abordemos. Recuerda que este blog lo hacemos entre vos y yo ¡No olvides compartir y recomendar este artículo en tus redes sociales!

Dedicado a los valientes hombres y mujeres de prensa que luchan a diario contra el poder para que los nicaragüenses podamos conocer la verdad.

Gracias por su atención.

Avil Ramírez Mayorga

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: